Una ranita mendocina en peligro – Los Andes

La ranita del Pehuenche (o Alsodes pehuenche, su nombre científico) es un anfibio endémico de la provincia de Mendoza, que no existe en otra parte de la Argentina y que se encuentra en peligro de extinción.

Por Valeria Corbalán – Iadiza. Conicet, Mendoza.

La llamada “ranita del Pehuenche” vive en los arroyos de montaña que se forman entre las vegas o mallines cercanos al paso internacional Pehuenche. La mayor parte de la población habita del lado argentino, aunque han sido vistos algunos individuos del lado chileno. Estos arroyos son atravesados por la ruta nacional N° 145, la cual está siendo pavimentada, afectando la población de esta ranita de sólo 6 cm de largo.

Un anfibio muy particular

Como muchos vertebrados acuáticos, esta especie posee membranas en sus patas traseras para nadar con mayor facilidad, ya que prácticamente pasan toda su vida en el agua. Salen a la tierra de noche, donde buscan insectos para alimentarse.

Los machos poseen unos parches de espinas negras en el pecho y en los pulgares que les permiten abrazar a la hembra en el momento en que ésta pone los huevos en el agua y fecundarlos con su esperma.

Los renacuajos son grandes y pasan hasta cuatro inviernos para completar su metamorfosis, algo poco común en los anfibios.

A pesar del frío del invierno, donde los arroyos permanecen bajo la nieve, estos animales ectotermos (“de sangre fría”) pueden sobrevivir.

¿Por qué está amenazada?

Hace casi tres años, los cursos de algunos de los arroyos donde habita la ranita del Pehuenche fueron modificados y se perdió el 25% de la población, ya que los adultos y las larvas murieron por desecación. También se produjo una fragmentación del hábitat cuando se colocaron alcantarillas que no respetaban el nivel del arroyo. En el futuro, la calidad del agua donde habitan puede verse alterada por partículas contaminantes provenientes del tránsito vehicular y la sal utilizada para derretir la nieve de la ruta.

Este cambio en las condiciones del hábitat puede afectar seriamente a estos organismos, ya que su piel es muy permeable. Además, año a año (tras los encuentros argentino-chilenos en el lugar) los arroyos van acumulando residuos (botellas, bolsas plásticas, etc.) que colaboran con la alteración de su hábitat.

Por estas razones, por la baja abundancia poblacional (se calcula unos 500 individuos adultos) y por la distribución muy restringida (menos de 10 km2), es que la Asociación Herpetológica Argentina (AHA) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) han cambiado su percepción y actualmente consideran a esta especie en la máxima categoría de amenaza.

¿Qué estamos haciendo para protegerla?

Desde los comienzos de las obras, investigadores de Conicet, la Dirección de Recursos Naturales y la Asociación para la Conservación de la Diversidad Biológica Argentina (Biota) elevaron propuestas de mitigación de impactos a la Dirección Nacional de Vialidad.
Luego de cuatro años de gestión, estas propuestas han sido tenidas en cuenta y se realizaron pequeñas modificaciones al plan de obra, pero significativas para la conservación de esta especie.

Los primeros logros fueron restituir el flujo de agua original de los arroyos y el aumento del nivel del suelo en los cruces de agua para evitar la fragmentación del hábitat.

Entre las modificaciones futuras, la DNV y la empresa contratista aprobaron una modificación para captar el agua de la ruta y cunetas y conducirla al terreno, evitando el contacto con los arroyos y su contaminación.

Este caso marca un precedente en la provincia, donde el trabajo conjunto entre funcionarios, empresarios y científicos no sólo es posible sino necesario para lograr la conservación de la biodiversidad de la región.

Nota: Diario Los Andes: http://www.losandes.com.ar/notas/2012/9/16/ranita-mendocina-peligro-667505.asp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.